Estás en Padre de mascota

Cómo presentar un bebé a un perro

COMPARTIR |

¿Quieres conocer la clave para que tu perro y tu bebé se lleven bien? Si estás en embarazo o tienes un recién nacido, sigue nuestra guía paso a paso hecha por los expertos en comportamiento canino de Gabrica en Colombia, para presentar un bebé a un perro de la forma correcta.

Tips para presentar un bebé a un perro

Para comenzar, aunque es evidente que tus rutinas cambiarán al darle la bienvenida a un nuevo integrante en la familia (tu bebé), y esto puede confundir a tu mascota, es importante que tu perro no se sienta desplazado, sino que por el contrario, sé convierta en el mejor amigo y protector de tu hijo o hija. 

Por eso, es ideal anticiparse a esta situación, y durante el embarazo ir cambiando poco a poco las rutinas, sin esperar que tu bebé haya nacido y en ese momento tu perro se tenga que adaptar drásticamente a los nuevos horarios, espacios, entre otros.

¡Pon en marcha nuestro plan y verás cómo tu perro y tu bebé se hacen amigos!

Cuando te enteras de qué estás esperando un bebé

Si tu perro no ha ido a una clase de obediencia básica, es hora de inscribirlo. El comportamiento que parece inocuo ahora, como saltar para saludarte en la puerta, podría convertirse en un problema cuando estés embarazada de ocho meses, o lleves a un bebé en brazos. Un instructor puede ayudar a corregir eso.

Muchos perros nunca han estado cerca de los niños antes. Los pequeños hacen cosas impredecibles que los adultos no hacen, como hacer movimientos repentinos, llorar, entre otras cosas. Para exponer a tu mascota a los pequeños, llévalo al parque para ver cómo reacciona a los bebés desde la distancia. Pregúntales a las mamás amigas si pueden caminar cerca de ellas cuando tengan a su hijo en un cochecito o, si las cosas van bien, incluso junto a ellas. Estas tácticas acostumbrarán gradualmente a tu perro a la vista y el sonido de los niños.

Tres meses antes de la fecha de parto

Prepara activamente a tu perro para su futuro “hermano”. Aunque parezca una locura, consigue una muñeca y trátala como lo harías con tu bebé. Llévalo por casa, cuídalo y llévalo en la mochila porta bebé. Prepara el moisés, la cuna y el columpio, y luego haz que la muñeca los “utilice”.

 

Y permite que tu perro investigue todo de la manera que mejor lo hace: olfateando. Y preséntale olores como loción y talco para bebés.

Práctica pasear a tu perro mientras empujas las ruedas del coche en el que irá tu futuro bebé. Tus vecinos pueden estar desconcertados, pero esto ayudará a que tu perro se acostumbre aún más.

Asegúrate de no enrollar la correa en el manillar del cochecito. Si tu amigo peludo ve otro compañero canino o felino por ahí, podría tirar de la correa, y esto sería muy peligroso cuando tu bebé esté allí.

Olvídate del dicho “no se le pueden enseñar nuevos trucos a un perro viejo”. Prueba la señal de “atrás”, que es una habilidad importante para ayudar a tu perro a aprender sobre el espacio personal. De pie directamente frente a tu perro, di “atrás” y extiende la mano mientras caminas hacia él. Naturalmente, retrocederá y luego puedes recompensarlo con un premio, como un elogio, una caricia en la cabeza o una galleta pequeña.

Práctica esta señal durante los próximos meses, eliminando gradualmente su movimiento hacia adelante, de modo que solo tengas que levantar la mano y decir “atrás”.

Un mes antes de la fecha de parto

Cuando te dirijas al hospital para dar a luz, estarás fuera por un par de días. ¿Sabes quién alimentará a tu perro y lo paseará?

Consigue a alguien con quien puedas contar si tienes que llamar a las 3 a. m. para pedirle que saque a tu perro más tarde. Y ten una persona de respaldo a mano también.

¿Te preocupa hacer malabarismos con un recién nacido y tu mascota en los primeros días? Es posible que desees inscribir a tu perro en una “guardería para perros” y probarlo ahora. Un buen centro tendrá al menos dos asistentes por cada diez perros y evitará que los perros acosadores sean agresivos con los demás.

Dos semanas antes de la fecha de parto

A menos que hayas programado una cesárea o inducción, la fecha de parto es una incógnita, así que ten a tu perro en fila. Divide su comida en porciones individuales, anota los números de teléfono pertinentes (como el del veterinario) para la persona que te ayudará con su cuidado y mantén la correa en un lugar visible. De esta manera, si tienes que ir al hospital de repente, el cuidador de tu perro puede encontrar todo en un instante.

A medida que pasan los días, sin duda estarás lidiando con miles de emociones, y tu mascota, al darse cuenta de esos sentimientos, puede actuar. Da un paseo tranquilo si te apetece, o acurrúcate con él en el sofá. 

Mientras esté en el hospital

Cuando llegue tu bebé y te estés recuperando del parto, tu pareja, un familiar o una amiga deben llamar al cuidador de perros para asegurarse de que entró en la casa. Más tarde, pide a alguien de confianza que se lleve a casa uno de los primeros monos o mantas de tu bebé para que tu perro se acostumbre al olor de tu hijo. Para cuando el bebé llegue a casa, tu perro reconocerá y aceptará el nuevo y extraño olor.

Cuándo vienes a casa

¡Prepárate para muchos lametones! Tu perro estará encantado de reunirse contigo.

Deja que tu pareja o una persona de confianza sostenga al bebé cuando entres a tu casa. Saluda al perro primero, ya que te ha extrañado y probablemente te saludará con entusiasmo. Luego, después de que se haya relajado, siéntate con tu bebé y deja que tu perro lo huela para conocerlo.

Las primeras veces que amamantes o le dés un biberón a tu bebé, pídele a tu esposo o a alguién de confianza que le dé un puñado de golosinas pequeñas y especiales, como bocaditos de pollo, a tu mascota.

Los perros sienten que amamantar es algo íntimo”, así que si aprende que es recompensado ​​por estar tranquilo, asociará la alimentación con momentos positivos.

En medio de todas las demandas del recién nacido, no olvides que el ejercicio es la píldora feliz de tu mascota. Si no obtiene lo suficiente, encontrará una manera de quemar su energía, ¡incluso si eso significa asaltar la basura! 

Cómo ayudarlos a llevarse bien

Es probable que tu perro no comprenda del todo por qué está cambiando la vida hogareña que conocía. Con toda la estimulación adicional, puede meterse en más problemas de lo habitual. 

Y teniendo esto en cuenta, aconsejamos que en lugar de regañarlo y decir ‘no, no, no’ todo el tiempo, lo ideal es redirigir su comportamiento hacia algo que lo haga feliz”. Por ejemplo: si está haciendo algunas travesuras, recuérdale que tiene un nuevo juguete para masticar.

También es ideal que incluyas a tu perro en las actividades relacionadas con tu bebé, por ejemplo deja que se siente cerca cuando estés cambiando un pañal y recompensalo por estar tranquilo. 

Por otro lado, abastecerse de juguetes es fundamental, porque si tu cachorro tiene sus propias cosas, es menos probable que muerda los lindos juguetes de tu bebé.

Igualmente, es necesario que le enseñes a tu bebé a ser gentil A medida que tu pequeño comience a explorar con sus manos, podría agarrar el pelaje de tu perro. Muéstrale cómo acariciar bien. Él te imitará y tu mascota te lo agradecerá.

¡Por último, supervísalos siempre! Y recuerda estar atento a los pasos o al contacto visual inusual, lo que podría indicar que tu perro no se siente cómodo con el bebé.

Si te gusta este contenido, compártelo y encuentra artículos como este en nuestro Blog Mi Mascota, el espacio creado por Gabrica exclusivamente para los Pet Lovers.

Buscar Artículos


ARTÍCULOS MÁS VISITADOS

PRODUCTOS MÁS VISITADOS

¿Quieres recibir contenido exclusivo y los mejores consejos para el cuidado de tu mascota?