Estás en Especialista

Magazín Endocrinológico 3

COMPARTIR |

Evaluación de la Función Tiroidea con Plasma Bajo Concentración de Tiroxina

Diaz Espineira MM, Mol JA, Peeters ME, et al. Assessment of thyroid function in dogs with low

plasma thyroxine concentration. J Vet Intern Med 2007;21:25–32.

Introducción

Antecedentes

Cuando se realizan pruebas de hipotiroidismo en perros, la concentración sérica de T4 es una medida bastante sensible. Sin embargo, la falta de especificidad reduce la confiabilidad de una sola medición de T4. Esto es particularmente cierto en perros con enfermedades no tiroideas que frecuentemente hacen que el resultado de una prueba esté por debajo del rango de referencia. No se ha identificado en el perro un verdadero “estándar de oro” no invasivo para evaluar la función tiroidea.

Objetivos

El propósito de este estudio fue determinar la precisión de los análisis de sangre que se realizan comúnmente para el hipotiroidismo con los resultados de las pruebas de estimulación de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) y la hormona liberadora de tirotropina (TRH) y la captación de tecnecio en perros con sospecha de hipotiroidismo.

Resumen

Métodos

Se midieron treinta perros con signos clínicos compatibles con hipotiroidismo que tenían una concentración plasmática de T4 por debajo del rango de referencia. El hipotiroidismo primario se confirmó mediante histopatología de la biopsia de la glándula tiroides que demostró destrucción o atrofia severa en 14 perros, mientras que la histología de la glándula tiroides fue normal en 13 perros. Otros dos perros tenían hipotiroidismo secundario y el perro restante tenía carcinoma de tiroides. Estos tres últimos perros no se incluyeron en la evaluación estadística. Se midieron los autoanticuerpos plasmáticos de T4, T4 libre (fT4), TSH y tiroglobulina en todos los perros. Se realizó una gammagrafía de tiroides con pertecnetato de tecnecio (99mTcO4) para determinar la captación de tecnecio. Se realizó una prueba de estimulación de TSH midiendo T4 en muestras de plasma recolectadas antes y cuatro horas después de la administración intravenosa de 5 UI de TSH bovina. Una a tres semanas después, se midió la TSH sérica antes y después de la administración de TRH.

Resultados

La concentración de T4 total fue significativamente menor en el grupo hipotiroideo (mediana 2 nmol / L; rango 2-4 nmol / L) que el grupo con enfermedad no tiroidea (mediana 8 nmol / L; rango 2-18 nmol / L). El suero fT4 estuvo por debajo del límite de detección (1,9 pmol / L) en 11 de los 12 perros hipotiroideos evaluados y estuvo dentro del rango de referencia en el perro restante. Los perros con enfermedades no tiroideas tenían una mediana de fT4 de 9,3 nmol / L, aunque un perro tenía una fT4 por debajo del límite detectable. La concentración plasmática de TSH se elevó en ocho de los 14 perros hipotiroideos y en un perro con enfermedad no tiroidea. Todos los perros hipotiroideos tenían una concentración plasmática de T4 después de la estimulación con TSH de menos de 9 nmol / L y un cambio en T4 de menos de 6 nmol / L. No se informó la concentración plasmática de T4 post-TSH en perros con enfermedad no tiroidea, pero el incremento medio de T4 durante la prueba fue de 16 nmol / L, y un perro no presentó aumento de T4 en respuesta a la TSH. El aumento de T4 en la prueba de estimulación con TSH fue significativamente mayor en el grupo de enfermedad no tiroidea que en el grupo de hipotiroidismo. La estimulación con TRH de perros hipotiroideos dio como resultado un cambio mínimo en la TSH en seis perros del grupo hipotiroideo y solo uno en el grupo de enfermedad no tiroidea. El incremento del cambio en TSH después de la estimulación con TRH fue significativamente mayor en el grupo de enfermedad no tiroidea. Se detectaron autoanticuerpos contra tiroglobulina en cuatro de cinco hipotiroideos y fue negativo en los seis perros con enfermedades no tiroideas. La gammagrafía tiroidea no demostró superposición en la captación de tecnecio por la glándula tiroides entre los grupos. Los perros hipotiroideos tienen una menor absorción de tecnecio que los perros con enfermedades no tiroideas.

Conclusiones

La captación tiroidea de tecnecio es la prueba más eficaz para diferenciar el hipotiroidismo de la enfermedad no tiroidea.

Impacto Clínico

Una T4 total baja no es específica del hipotiroidismo, como se demostró en este estudio en el que todos los perros del grupo de enfermedades no tiroideas tenían una T4 baja. Esta selección dio como resultado el estudio de solo los casos más difíciles de diagnosticar, y todas las pruebas habrían funcionado mejor si se hubieran incluido todos los perros sospechosos de hipotiroidismo. Una concentración sérica baja de fT4 es más específica que la T4 total para un diagnóstico de hipotiroidismo, pero algunos perros con enfermedades no tiroideas tendrán una fT4 por debajo del rango de referencia y algunos perros con hipotiroidismo leve tendrán una fT4 dentro del rango de referencia. La medición de la concentración plasmática de (c) -TSH canina ayuda a confirmar el hipotiroidismo si está elevado, pero la sensibilidad del ensayo para la c-TSH es baja y, en ocasiones, un perro con enfermedad no tiroidea tiene una concentración elevada de c-TSH. El uso de gammagrafía tiroidea para evaluar la captación de tecnecio o incluso las pruebas de estimulación de TSH generalmente no es práctico para la mayoría de los entornos clínicos. Encontrar una T4 y una fT4 por debajo de lo normal con o sin una c-TSH elevada en un perro con signos clínicos compatibles con hipotiroidismo justifica un ensayo clínico de tratamiento con levotiroxina.

Thyro-Tabs®

Descripción

Levotiroxina cristalina sintética sodio, USP.

Indicaciones

Para uso en perros para la corrección de condiciones asociadas con la hormona tiroidea circulante baja (hipotiroidismo). Las concentraciones bajas de L-tiroxina (TT4) circulante en suero, junto con los signos clínicos, sugieren hipotiroidismo. Los siguientes rangos generales para las concentraciones de TT4 en suero canino se pueden usar como guía: normal (eutiroideo) –18 a 32 ng / mL (1.8 a 3.2 µg / dL); posible hipotiroidismo de 10 a 18 ng / ml (de 1,0 a 1,8 µg / dl); hipotiroidismo: menos de 10 ng / mL (<1.0 µg / dL).

Una concentración sérica de TT4 en reposo de 18 ng / ml o más significa que el hipotiroidismo es poco probable. A un perro con un TT4 por debajo de 18 ng / mL que presente signos de hipotiroidismo se le deben evaluar las concentraciones de T4 libre (fT4) y de hormona estimulante de la tiroides (TSH) para confirmar el diagnóstico. En algunos casos, los resultados pueden ser ambiguos y se puede considerar un ensayo de reemplazo.

Los perros verdaderamente hipotiroideos tendrían una mejora dramática en los signos clínicos durante la terapia, y los signos volverían a aparecer cuando se suspende la terapia. 

El diagnóstico correcto de hipotiroidismo es importante, ya que un diagnóstico normalmente obliga a un animal a una terapia de reemplazo de por vida. 

El objetivo principal de la administración de levotiroxina sódica es lograr y mantener un metabolismo normal en el paciente al proporcionar un suministro exógeno de L-tiroxina sintética en cantidades suficientes para mantener los niveles de la hormona dentro del rango fisiológico normal del animal. 

La adaptación de los animales puede requerir un control regular de las concentraciones séricas de TT4 durante los primeros meses de tratamiento para establecer las dosis de mantenimiento adecuadas.

Modo de acción

La levotiroxina sódica proporcionada por las tabletas Thyro-Tabs® no se puede distinguir de la L-tiroxina secretada endógenamente por la glándula tiroides. 

El regulador principal de la función tiroidea es la TSH, que es sintetizada y secretada por la pars distalis de la adenohipófisis (pituitaria anterior). El mediador del hipotálamo, que ejerce una influencia continua sobre la liberación hipofisaria de TSH, es la hormona liberadora de tirotropina (TRH). Las hormonas tiroideas influyen en prácticamente todos los órganos del cuerpo, ya sea por su efecto sobre el crecimiento y el desarrollo o por los efectos metabólicos de la hormona.

Hipotiroidismo canino

El hipotiroidismo generalmente ocurre en perros de mediana edad y mayores, aunque la afección a veces se observa en perros más jóvenes de razas más grandes. 

Los animales castrados de ambos sexos también se ven afectados con frecuencia, independientemente de su edad. La afección es la insuficiencia primaria de la glándula tiroides debido a la tiroiditis linfocítica u otra pérdida del epitelio folicular y la atrofia resultante de la glándula. El hipotiroidismo secundario es relativamente raro y generalmente se debe a un tumor pituitario destructivo.

Signos clínicos

No todos los perros con hipotiroidismo tendrán signos clásicos y hallazgos de laboratorio. La siguiente lista de signos clínicos y los hallazgos de laboratorio pueden variar dependiendo del grado y duración de la disfunción tiroidea: 

Función nerviosa y muscular

Letargo, falta de resistencia, aumento del sueño, disminución del estado de alerta e interés, función cerebral deteriorada y actitud mental embotada, movimientos rígidos y lentos, arrastre de extremidades anteriores, inclinación de la cabeza, equilibrio alterado.

  • Metabolismo: disminución del consumo de oxígeno y menor tasa metabólica, sensibilidad e intolerancia al frío, baja temperatura corporal, piel fría, preferencia por el calor, aumento de peso corporal, estreñimiento, falta de tolerancia al ejercicio, frecuencia cardíaca lenta, pulso débil, débil latido del corazón en el  ápice y bajo voltaje en el ECG.
  • Reproducción: nacimiento vivo de crías débiles, peso disminuido al nacer.
  • Piel y cabello: mixedema de cara; blefaroptosis; atrofia de epidermis; engrosamiento de la dermis; superficie e hiperqueratosis folicular; hiperpigmentación; pelaje grueso y escaso; cabello seco, opaco y quebradizo; retraso en la renovación del cabello; alopecia bilateral.
  • Hallazgos de laboratorio: concentraciones séricas bajas de TT4 y fT4, concentraciones séricas altas de TSH, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, creatina cinasa sérica elevada, anemia (normocrómica, normocítica).

Contraindicaciones

El tratamiento con levotiroxina sódica está contraindicado en tirotoxicosis, infarto agudo de miocardio e insuficiencia suprarrenal no corregida. Otras afecciones en las que el uso de la terapia de reemplazo de L-tiroxina puede estar contraindicado o debe iniciarse con precaución incluyen hipertensión primaria, eutiroidismo y embarazo.

Advertencias

No se ha evaluado la administración a perros para su uso con fines de reproducción o en perras preñadas. Existe evidencia de que la administración a perras preñadas puede afectar el desarrollo normal de la glándula tiroides en las crías por nacer. 

Precauciones

Los efectos clínicos de la terapia tardan en manifestarse. La sobredosis puede producir signos de tirotoxicosis que incluyen, pero no se limitan a, polidipsia, poliuria, polifagia, tolerancia reducida al calor e hiperactividad o cambio de personalidad.

Los comprimidos de Thyro-Tabs® de 0,7 mg contienen FD&C amarillo n. ° 5 (tartrazina) que se ha asociado con reacciones de tipo alérgico (incluido el asma bronquial) en seres humanos susceptibles. Se desconoce si tal reacción pudiera ocurrir en perros.

Reacciones adversas

No hay reacciones adversas específicas asociadas con la administración de levotiroxina en las dosis recomendadas. La sobredosis dará lugar a signos de tirotoxicosis.

Dosis

La dosis diaria inicial recomendada es de 0,1 a 0,2 mg / (4,5 kg) de peso corporal en dosis únicas o divididas. Luego, la dosis se ajusta controlando los niveles sanguíneos de TT4 del perro cada cuatro semanas hasta que se establezca una dosis de mantenimiento adecuada. La dosis de mantenimiento diaria habitual es de 0,1 mg / (4,5 kg). Una dosis máxima diaria total de 0,8 a 1,0 mg será suficiente en la mayoría de los perros de más de 36 kilos de peso corporal.

Administración

Thyro-Tabs® puede ser administrado por vía oral o colocado en la comida.

¿Cómo se suministra?

Thyro-Tabs® está disponible en tabletas ranuradas codificadas por colores en nueve concentraciones: 0,1 mg – amarillo, 0,2 mg – rosa, 0,3 mg verde, 0,4 mg – granate, 0,5 mg – blanco, 0,6 mg – violeta, 0,7 mg naranja, 0,8 mg – azul, 1,0 mg – bronceado; en envases de botellas de 120 unidades.

Almacenamiento

Almacenar a temperatura ambiente controlada, 15º-30ºC, y proteger de la luz. 

Buscar Artículos


ARTÍCULOS MÁS VISITADOS

PRODUCTOS MÁS VISITADOS

¿Quieres recibir contenido exclusivo y los mejores consejos para el cuidado de tu mascota?