Estás en Especialista

Magazín Endocrinológico 1

COMPARTIR |

Ecografía de tiroides

Bromel C, Pollard RE, Kass PH, et al. Ultrasonographic evaluation of the thyroid gland in healthy, hypothyroid, and euthyroid golden retrievers with nonthyroidal illness. J Vet Intern Med 2005; 19:499-506.

Introducción

Antecedentes

El diagnóstico de hipotiroidismo se complica por una variedad de factores que afectan las pruebas de función tiroidea. Estos incluyen características únicas de la raza, ejercicio, administración de ciertos medicamentos y enfermedades no tiroideas. En algunas circunstancias, estos factores podrían dar como resultado resultados de prueba idénticos a los de un perro hipotiroideo. En los seres humanos, la ecografía de la glándula tiroides se utiliza con frecuencia para evaluar la glándula en casos de sospecha de tiroiditis o agrandamiento de la glándula.

La ecografía también se utiliza para guiar aspirados con aguja fina y biopsias de la glándula. Se ha descrito una ecografía de la glándula tiroides normal en perros, pero no en aquellos con hipotiroidismo.

Objetivos

El objetivo de este estudio fue comparar la apariencia ecográfica de la glándula tiroides en perros con hipotiroidismo primario, perros sanos y perros con enfermedad no tiroidea como ayuda para diferenciar el hipotiroidismo de la enfermedad no tiroidea.

Resumen

Método: Treinta y seis perros Golden Retriever sanos, 11 hipotiroideos y 35 eutiroideos con hallazgos clínicos sugestivos de hipotiroidismo, pero con pruebas de función tiroidea normales se sometieron a un examen ecográfico de las glándulas tiroideas. Las enfermedades encontradas en los 35 perros eutiroideos incluyeron obesidad, dermatitis alérgica, neuropatía periférica, otitis externa, dismotilidad cricofaríngea, parálisis laríngea y síndrome de Horner. El examen de ultrasonido se realizó utilizando un transductor de matriz lineal multifrecuencia de 10-5 MHz utilizando la laringe, tráquea, y la arteria carótida como puntos de referencia. Se evaluó el tamaño, la forma, la ecogenicidad y la homogeneidad de las glándulas tiroides. La función tiroidea se evaluó midiendo las concentraciones séricas de T4, fT4 mediante diálisis de equilibrio, hormona estimulante de la tiroides canina (c-TSH) y autoanticuerpos de tiroglobulina en todos los perros.

Resultados

Todos los perros hipotiroideos tenían concentraciones séricas de T4 y fT4 por debajo del rango de referencia, cuatro de 11 tenían concentraciones elevadas de c-TSH y tres de los 11 perros tenían pruebas positivas de autoanticuerpos de tiroglobulina.

Las concentraciones séricas de T4, fT4 y c-TSH estuvieron dentro de los rangos de referencia en 29, 28 y 35 perros eutiroideos con enfermedad no tiroidea, respectivamente. Se identificaron autoanticuerpos contra tiroglobulina en tres perros con enfermedad no tiroidea y en ninguno de los perros normales.

En el examen de ultrasonido, la forma común de las glándulas tiroides en el eje longitudinal era fusiforme en todos los grupos de perros. Con menos frecuencia, la forma era elíptica. Los perros hipotiroideos eran más propensos que los perros eutiroideos a tener una tiroides descrita como redonda u ovalada en las imágenes transversales.

La longitud, altura, ancho y área promedio de la glándula tiroides fueron significativamente menores en perros hipotiroideos que en ambos grupos de perros eutiroideos, mientras que no se observaron diferencias entre las mediciones en perros normales y aquellos con enfermedades no tiroideas.

A pesar de la reducción estadísticamente significativa en el volumen de la glándula tiroides entre perros sanos e hipotiroideos, hubo una superposición considerable en las mediciones entre estos grupos. Cuando un rango de referencia de desviaciones estándar 2 medias del volumen de la glándula tiroides en condiciones normales, solo cuatro de los 11 perros hipotiroideos tenían un volumen tiroideo por debajo de este rango. Las glándulas tiroideas en la mayoría de los perros con enfermedades normales y no tiroideas eran hiperecoicas o isoecoicas en comparación con la musculatura circundante. Los perros hipotiroideos eran significativamente más propensos a tener glándulas tiroideas hipoecoicas que los perros eutiroideos de cualquier grupo, pero las glándulas eran hiperecoicas o isoecoicas en más del 50% de los perros hipotiroideos.

Conclusiones

La determinación ecográfica del tamaño y volumen de la tiroides puede ayudar a diferenciar entre hipotiroidismo y síndrome de enfermedad eutiroidea.

Impacto clínico

Este estudio mostró que la ecografía de la glándula tiroides puede ser útil para diferenciar algunos perros con hipotiroidismo de aquellos con enfermedades no tiroideas. Si el tamaño de la glándula tiroides es menor que el rango de referencia es muy probable que se presente hipotiroidismo, aunque una medición normal proporciona poca información útil. Debido a que solo una pequeña proporción de los perros con enfermedades no tiroideas estudiadas en realidad tenían pruebas de función tiroidea que podrían haber llevado a un diagnóstico erróneo de hipotiroidismo, no se evaluó la población más adecuada. Otro factor que podría hacer que la ecografía tiroidea sea menos precisa en la población general es que todos los perros evaluados eran Golden Retriever, lo que resulta en una menor variabilidad en las mediciones del tamaño de la glándula tiroides.

Referencias

  • La determinación ecográfica del tamaño y volumen de la tiroides puede ayudar a diferenciar entre hipotiroidismo y síndrome de enfermedad eutiroidea. J Vet Intern Med 2005; 19: 499-506.
  • La ecografía de tiroides puede ser útil para diferenciar el hipotiroidismo canino del síndrome de enfermedad eutiroidea. J Vet Intern Med 2005; 19: 491-498.
  • La gammagrafía tiroidea puede cambiar después del tratamiento con metimazol. Vet Radiol & Ultrasound 2005; 46: 267-272.
  • La administración de levotiroxina no altera la concentración o la actividad del factor de von Willebrand en los doberman pinschers con enfermedad de von Willebrand. J Vet Intern Med 2005; 19: 523-527.
  • Los gatos con hipertiroidismo bilateral tienen un riesgo significativamente mayor de hipotiroidismo posterior al tratamiento con yodo que los gatos con hipertiroidismo unilateral. J Am Vet Med Assoc 2005; 227: 263-267.
  • La terapia con yodo radiactivo se recomienda como complemento de la cirugía en el tratamiento del carcinoma de tiroides invasivo en perros o como única terapia cuando la cirugía no es aconsejable. Aust Vet J 2005; 83: 208-214.
  • La enteropatía por perdida de proteínas en perros puede causar niveles bajos de calcio sérico ionizado, niveles bajos de 25 hidroxi-vitamina D en suero y concentraciones plasmáticas altas de hormona paratiroidea. J Sm Anim Pract 2005; 46: 345-351.
  • La concentración de calcio sérico total o ajustada no se puede utilizar para predecir con precisión la concentración de calcio sérico ionizado en perros. Soy J Vet Res 2005; 66: 1330-1336.
  • Los gatos con insulinoma, adenoma adrenocortical o adenoma de la glándula paratiroidea pueden tener neoplasia endocrina múltiple tipo I. J Am Vet Med Assoc 2005; 227: 101-104.
  • La concentración basal de insulina en plasma y la evaluación del modelo de homeostasis (HOMA) son los mejores predictores de la sensibilidad a la insulina en los gatos. J Fel Med Surg 2005; 7: 183-193.
  • El control domiciliario de la glucosa en sangre mediante lancetas da como resultado la medición de concentraciones de glucosa en sangre más altas que las medidas en un entorno clínico. J Fel Med & Surg 2005; 7: 163-171.
  • La monitorización continua de la glucosa con un sensor en el líquido intersticial subcutáneo proporciona una curva de glucosa en el líquido intersticial más precisa que la curva de glucosa en sangre tradicional obtenida por múltiples venapunciones. J Fel Med & Surg 2005; 7: 153-162.
  • La hipoglucemia causada por insulinoma metastásico en un perro se controló con estreptozotocina y corticosteroides. J Sm Anim Pract 2005; 46: 247-250.
  • Cosintropina a 5 μg / kg, estimula por vía intravenosa la secreción máxima de cortisol, hormonas sexuales adrenocorticales e intermediarios esteroides adrenocorticales una hora después de la administración. Soy J Vet Res 2004; 65: 1631-1633.
  • El hiperaldosteronismo primario en gatos debe figurar en la lista de diagnóstico diferencial en casos de polimiopatía hipopotasémica o hipertensión sistémica, o ambas, en gatos de mediana edad a ancianos. J Fel Med & Surg 2005; 7: 173-182.
  • Los tumores adrenocorticales en perros pueden producir combinaciones de glucocorticoides y mineralocorticoides en exceso. J Am Vet Med Assoc 2005; 226: 1662-1666.
  • Se ha informado de hiperaldosteronismo e hiperprogesteronismo causados por un carcinoma corticosuprarrenal en un gato. J Vet Intern Med 2005; 19: 355-358.
  • La administración de mitotano se ha asociado con necrosis de la médula ósea en perros. J Am Vet Med Assoc 2005; 227: 263-267.
  • El tratamiento prolongado con glucocorticoides en perros aumenta el riesgo de contraer una infección del tracto urinario. J Am Vet Med Assoc 2005; 227: 239-243.
  • La esterilización de gatos antes del año de edad disminuye significativamente el riesgo de desarrollar carcinoma mamario más adelante en la vida. J Vet Intern Med 2005; 19: 560-563.

Efecto del metimazol en las exploraciones de tiroides

Fischetti AJ, DiBartola SP, Chew DJ, et al. Effects of methimazole on thyroid gland uptake of

99M-TC-pertechnetate in 19 hyperthyroid cats. Vet Radiol Ultrasound 2005; 46:267-272.

Introducción

Antecedentes

El metimazol se administra a menudo a gatos hipertiroideos como un medio temporal de control antes de la gammagrafía, el tratamiento con yodo radiactivo o la tiroidectomía. El metimazol bloquea la síntesis de la hormona tiroidea, pero no afecta la captación de yoduro. Generalmente se cree que la administración de metimazol antes de las gammagrafías de tiroides o el tratamiento con yodo radiactivo para el hipertiroidismo no tiene ningún efecto sobre las exploraciones o sobre la respuesta al yodo radiactivo. Sin embargo, la incidencia de hipotiroidismo después de la terapia con yodo radiactivo en gatos es sorprendentemente alta y puede estar relacionada con el tratamiento reciente con metimazol.

Objetivo

Los propósitos de este estudio fueron identificar cambios en las proporciones tiroidea / salival (T: S), el porcentaje de captación tiroidea de tecnecio y la concentración sérica de hormona estimulante de la tiroides canina (c-TSH) en gatos hipertiroideos elaborados eutiroideos por un mes de tratamiento con metimazol y para correlacionar los cambios en el gammagrama con la concentración sérica de c-TSH.

Resumen

Método

Se realizó una gammagrafía de tiroides en 19 gatos hipertiroideos antes y después de aproximadamente un mes (36 ± 6 días) de tratamiento con metimazol (2,5 mg, por vía oral, dos veces al día). Se compararon la relación T: S y el porcentaje de captación tiroidea 20 y 60 minutos después de la inyección de pertecnetato de tecnecio antes y después del tratamiento con metimazol. La concentración sérica de c-TSH se determinó antes y después de la administración de metimazol.

Resultados

La captación tiroidea de tecnecio se correlacionó positivamente con la T4 sérica antes del tratamiento con metimazol. Se suprimió la concentración sérica de c-TSH y esto no se modificó con el tratamiento con metimazol en 17 gatos. Los dos gatos con un aumento en la concentración de c-TSH también tenían una captación tiroidea unilateral en la evaluación inicial, pero una captación asimétrica de tecnecio bilateral después del tratamiento con metimazol. La gammagrafía tiroidea no cambió significativamente después del tratamiento con metimazol.

Conclusiones

La determinación de la concentración sérica de c-TSH puede ser útil para identificar cambios gammagráficos de la tiroides inducidos por metimazol en gatos levemente hipertiroideos.

Impacto Clínico

Este estudio demuestra inequívocamente que algunos gatos (2 de 19) tienen crecimiento de células foliculares normales durante un mes de tratamiento con metimazol, lo que puede alterar el gammagrama y debería hacer que las células tiroideas normales sean indeseablemente susceptibles al daño del tratamiento con yodo radiactivo. Los dos gatos mencionados anteriormente tenían gammagrafías compatibles con hipertiroidismo unilateral que después del tratamiento con metimazol parecía ser hipertiroidismo bilateral. El tratamiento con metimazol es valioso para evaluar la capacidad de los gatos hipertiroideos para tolerar el eutiroidismo sin sufrir insuficiencia renal descompensada. Sin embargo, debe proporcionarse un período de equilibrio después del ensayo con metimazol antes del tratamiento con yodo radiactivo o antes de la gammagrafía para decidir si está indicada una tiroidectomía unilateral o bilateral. La conclusión de los autores de este estudio fue que la concentración de c-TSH debe determinarse en gatos hipertiroideos porque algunos gatos tratados con metimazol que tienen aumentos de c-TSH sérica pueden tener una gammagrafía tiroidea alterada. Según las concentraciones de c-TSH, solo dos gatos de los 19 de este estudio tuvieron un aumento de c-TSH después de suprimir la T4 sérica con metimazol. Sin embargo, se consideró que todos los gatos tenían concentraciones normales de c-TSH (0-21 mU / l) antes del metimazol cuando la concentración sérica media de T4 era de 7,0 μg / dl (rango 4,2-15 μg / dl). Cuando la T4 sérica está anormalmente elevada (más de 4 μg / dl), la TSH felina sérica no debe medirse. El ensayo de TSH utilizado en este estudio para gatos fue un ensayo inmunorradiométrico comercial para TSH canina. El valor de medir la c-TSH en gatos después del tratamiento del hipertiroidismo con metimazol es cuestionable.

Efectos de la Hormona Tiroidea en la Hemostasia

Heseltine JC, Panciera DL, Troy GE, et al. Effect of levothyroxine administration on hemostatic analytes in

Doberman pinschers with von Willebrand disease. J Vet Intern Med 2005;19:523-527

Introducción

Antecedentes

La enfermedad de Von Willebrand (vWd) es el trastorno hemorrágico congénito más común en perros. El tipo I es una disminución cuantitativa del factor vW (vWf) con un patrón multimérico normal. Muchas razas de perros se ven afectadas, incluidos los dóberman pinschers en los que la incidencia puede ser del 70%.

Las manifestaciones pueden variar desde subclínicas hasta una tendencia hemorrágica grave. Las opciones de tratamiento sugeridas son desmopresina, crioprecipitado o levotiroxina. Sin embargo, la eficacia de la levotiroxina en el tratamiento del vWd es cuestionable.

Objetivo

El propósito de esta investigación fue determinar si la suplementación con levotiroxina suficiente para inducir hipertiroidismo leve en Dóberman pinschers eutiroideos con vWd grave aumentaría la función de vWf: Ag o vWf.

RESUMEN

Métodos

Se administraron a ocho dóberman pinschers eutiroideos con vWd (vWf de menos del 15% de lo normal) 0,04 mg / kg, por vía oral, dos veces al día, o un placebo en dos períodos, dos tratamientos, doble ciego cruzado con 30 días lavados entre tratamientos. El tiempo de sangrado de la mucosa bucal, la concentración plasmática de vWf, la actividad de unión al colágeno del vWf, la actividad coagulante del factor VIII y las concentraciones séricas de T4 total, T4 libre (fT4), T3 y hormona estimulante de la tiroides canina (c-TSH) se midieron en los días 0, 2 y 30 de cada ciclo de tratamiento.

Resultados

La concentración de vWf y la actividad de unión de colágeno de vWf fueron marcadamente bajas (media de 8,9% y 11,1%, respectivamente). Las respuestas a la levotiroxina y al placebo no fueron significativamente diferentes en ningún día ni para ningún otro parámetro que no sean las concentraciones séricas de hormona tiroidea. En los días 2 y 30, los perros a los que se les administró levotiroxina tuvieron concentraciones séricas de T4, fT4 y T3 significativamente más altas y una concentración de c-TSH significativamente más baja.

Conclusiones

La suplementación con levotiroxina en Dóberman pinschers eutiroideos con vWd no tuvo un efecto directo sobre la concentración o actividad plasmática del vWf.

Impacto clínico 

La dosis de levotiroxina en este estudio fue más alta que una dosis de reemplazo para una deficiencia total de producción de hormona tiroidea. Como era de esperar, el hipertiroidismo leve resultó con niveles séricos de T4 aproximadamente el doble del límite superior de la concentración normal. A pesar del marcado aumento de la levotiroxina circulante, no se produjeron cambios en el tiempo de hemorragia, la concentración de vWf o la función del vWf. No se observaron efectos adversos de la levotiroxina administrada en un mes de tratamiento. Sin embargo, si se asumiera que la levotiroxina podría ser beneficiosa en el vWd, sería apropiado un tratamiento de por vida. La administración a largo plazo (más de un mes) de levotiroxina levemente excesiva en humanos puede causar depleción del glucógeno del músculo hepático y esquelético y depleción de calcio. Falta evidencia de un beneficio en el tratamiento de la vWd con levotiroxina. Son posibles los efectos adversos del tratamiento a largo plazo, además del gasto innecesario.

Ecografía de tiroides

Reese S, Breyer U, Deeg C y col. La ecografía tiroidea como una herramienta eficaz para discriminar entre perros eutiroideos enfermos e hipotiroideos. J Vet Intern Med 2005; 19: 491-498.

Introducción

Antecedentes

La enfermedad no tiroidea puede causar una reducción de las concentraciones séricas de T4 y T4 libre, y con menor frecuencia un aumento de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) sérica.

Es más probable que estos cambios se encuentren en perros con enfermedades graves o en aquellos con enfermedades específicas como hiperadrenocorticismo. Las alternativas de diagnóstico para evaluar la función tiroidea en un perro con pruebas de función tiroidea anormales y enfermedad no tiroidea incluyen una prueba de respuesta de TSH o un examen de ultrasonido de las glándulas tiroideas.

Objetivos

El propósito de este estudio fue evaluar la utilidad de la ecografía de la glándula tiroides para diferenciar el hipotiroidismo de la enfermedad no tiroidea en perros con concentraciones séricas de T4 o fT4 por debajo del rango de referencia.

Resumen

Método: Se realizó una ecografía de la glándula tiroides en 30 perros positivos para autoanticuerpos de tiroglobulina (TgAA), 23 perros negativos para TgAA, 26 perros con síndrome de enfermedad eutiroidea y 87 perros sanos. Los perros con síndrome de enfermedad eutiroidea tenían una concentración sérica baja de T4 con (15 perros) o sin (9 perros) una disminución de la fT4 o un aumento de la TSH canina sérica (2 perros). El examen por ultrasonido se realizó utilizando un transductor lineal de 6 a 9 MHz en perros que pesaban más de 25 kg y un transductor lineal de 7 a 13 MHz en perros que pesaban menos de 25 kg. Se evaluaron el tamaño, la forma, la ecogenicidad y la homogeneidad de la glándula tiroides en todos los perros. El volumen de la glándula tiroides se calculó usando medidas de la longitud, altura y ancho de las glándulas. El área de sección transversal máxima y el volumen de la glándula tiroides se relacionaron con el área de superficie corporal estimada para compensar las diferencias de tamaño de los perros. La ecogenicidad relativa de las glándulas tiroides se determinó comparándola con la del músculo esternotiroideo utilizando un software de análisis de imágenes.

Resultados

La forma del área transversal máxima era triangular o poligonal en la mayoría de los perros enfermos normales y eutiroideos, mientras que era ovalada en la mayoría de los perros hipotiroideos. El volumen de la glándula tiroides y el área transversal máxima fueron significativamente menores en perros hipotiroideos que en cualquier grupo de perros eutiroideos. La ecogenicidad tiroidea es homogénea e hiperecoica en comparación con el músculo esternotiroideo en perros normales y eutiroideos enfermos. La ecogenicidad relativa fue significativamente menor en perros hipotiroideos en comparación con ambos grupos de perros eutiroideos. La ecografía tiroidea en perros hipotiroideos con TgAA fue con mayor frecuencia homogéneamente hipoecoica, mientras que en 10 de los perros TgAA negativos mostró una ecogenicidad heterogénea. No se encontraron diferencias significativas en ninguna de las mediciones de ultrasonido cuando se compararon perros de control normales y perros enfermos eutiroideos. Cuando se eligieron valores de corte para maximizar la sensibilidad y la especificidad del hipotiroidismo, el volumen de la glándula tiroides indicó hipotiroidismo con una sensibilidad del 81%, una especificidad del 96% y una precisión del 91%. El área de sección transversal máxima reveló una sensibilidad del 77%, una especificidad del 96% y una precisión del 90%. Y la ecogenicidad relativa reveló una sensibilidad del 75%, una especificidad del 80% y una precisión del 80%. La mayor sensibilidad (98%) se encontró cuando se combinaron el volumen de la glándula tiroides y la ecogenicidad.

Conclusiones

El examen de ultrasonido de la glándula tiroides es una herramienta eficaz para diferenciar a los perros con hipotiroidismo primario de aquellos con pruebas de función tiroidea anormales debido a una enfermedad no tiroidea.

Impacto clínico

Este estudio fue más eficaz en el uso de la ecografía de la glándula tiroides para diferenciar el hipotiroidismo del síndrome de enfermedad eutiroidea que estudios similares. Esto puede deberse en parte a que se estudiaron varias razas y se realizó una corrección por peso corporal metabólico. Es posible que los Golden Retrievers utilizados en un estudio similar con peores resultados tengan una patogenia del hipotiroidismo diferente a la de otras razas, aunque esto parece poco probable. Cuando sea posible, evaluar la función tiroidea después de la resolución de la enfermedad no tiroidea proporciona la medida más precisa de la función tiroidea y sería preferible a la ecografía tiroidea. Debido a que se ha demostrado que la apariencia histológica de las glándulas tiroideas de los perros con enfermedad no tiroidea grave no difiere de la de los perros normales, no es sorprendente que en este estudio no se hayan encontrado anomalías en la apariencia ecográfica de la tiroides en perros con síndrome de enfermedad eutiroidea.

Thyro-Tabs®

Descripción

Levotiroxina cristalina sintética sodio, USP.

Indicaciones

Para uso en perros para la corrección de condiciones asociadas con la hormona tiroidea circulante baja (hipotiroidismo). Las concentraciones bajas de L-tiroxina (TT4) circulante en suero, junto con los signos clínicos, sugieren hipotiroidismo. Los siguientes rangos generales para las concentraciones de TT4 en suero canino se pueden usar como guía: normal (eutiroideo) –18 a 32 ng / mL (1.8 a 3.2 µg / dL); posible hipotiroidismo de 10 a 18 ng / ml (de 1,0 a 1,8 µg / dl); hipotiroidismo: menos de 10 ng / mL (<1.0 µg / dL).

Una concentración sérica de TT4 en reposo de 18 ng / ml o más significa que el hipotiroidismo es poco probable. A un perro con un TT4 por debajo de 18 ng / mL que presente signos de hipotiroidismo se le deben evaluar las concentraciones de T4 libre (fT4) y de hormona estimulante de la tiroides (TSH) para confirmar el diagnóstico. En algunos casos, los resultados pueden ser ambiguos y se puede considerar un ensayo de reemplazo.

Los perros verdaderamente hipotiroideos tendrían una mejora dramática en los signos clínicos durante la terapia, y los signos volverían a aparecer cuando se suspende la terapia. 

El diagnóstico correcto de hipotiroidismo es importante, ya que un diagnóstico normalmente obliga a un animal a una terapia de reemplazo de por vida. 

El objetivo principal de la administración de levotiroxina sódica es lograr y mantener un metabolismo normal en el paciente al proporcionar un suministro exógeno de L-tiroxina sintética en cantidades suficientes para mantener los niveles de la hormona dentro del rango fisiológico normal del animal. 

La adaptación de los animales puede requerir un control regular de las concentraciones séricas de TT4 durante los primeros meses de tratamiento para establecer las dosis de mantenimiento adecuadas.

Modo de acción

La levotiroxina sódica proporcionada por las tabletas Thyro-Tabs® no se puede distinguir de la L-tiroxina secretada endógenamente por la glándula tiroides. 

El regulador principal de la función tiroidea es la TSH, que es sintetizada y secretada por la pars distalis de la adenohipófisis (pituitaria anterior). El mediador del hipotálamo, que ejerce una influencia continua sobre la liberación hipofisaria de TSH, es la hormona liberadora de tirotropina (TRH). Las hormonas tiroideas influyen en prácticamente todos los órganos del cuerpo, ya sea por su efecto sobre el crecimiento y el desarrollo o por los efectos metabólicos de la hormona.

Hipotiroidismo en el perro

El hipotiroidismo generalmente ocurre en perros de mediana edad y mayores, aunque la afección a veces se observa en perros más jóvenes de razas más grandes. 

Los animales castrados de ambos sexos también se ven afectados con frecuencia, independientemente de su edad. La afección es la insuficiencia primaria de la glándula tiroides debido a la tiroiditis linfocítica u otra pérdida del epitelio folicular y la atrofia resultante de la glándula. El hipotiroidismo secundario es relativamente raro y generalmente se debe a un tumor pituitario destructivo.

Signos clínicos: no todos los perros con hipotiroidismo tendrán signos clásicos y hallazgos de laboratorio. La siguiente lista de signos clínicos y los hallazgos de laboratorio pueden variar dependiendo del grado y duración de la disfunción tiroidea: 

Función nerviosa y muscular

Letargo, falta de resistencia, aumento del sueño, disminución del estado de alerta e interés, función cerebral deteriorada y actitud mental embotada, movimientos rígidos y lentos, arrastre de extremidades anteriores, inclinación de la cabeza, equilibrio alterado.

  • Metabolismo: disminución del consumo de oxígeno y menor tasa metabólica, sensibilidad e intolerancia al frío, baja temperatura corporal, piel fría, preferencia por el calor, aumento de peso corporal, estreñimiento, falta de tolerancia al ejercicio, frecuencia cardíaca lenta, pulso débil, débil latido del corazón en el  ápice y bajo voltaje en el ECG.
  • Reproducción: nacimiento vivo de crías débiles, peso disminuido al nacer.
  • Piel y cabello: mixedema de cara; blefaroptosis; atrofia de epidermis; engrosamiento de la dermis; superficie e hiperqueratosis folicular; hiperpigmentación; pelaje grueso y escaso; cabello seco, opaco y quebradizo; retraso en la renovación del cabello; alopecia bilateral.
  • Hallazgos de laboratorio: concentraciones séricas bajas de TT4 y fT4, concentraciones séricas altas de TSH, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, creatina cinasa sérica elevada, anemia (normocrómica, normocítica).

Contraindicaciones

El tratamiento con levotiroxina sódica está contraindicado en tirotoxicosis, infarto agudo de miocardio e insuficiencia suprarrenal no corregida. Otras afecciones en las que el uso de la terapia de reemplazo de L-tiroxina puede estar contraindicado o debe iniciarse con precaución incluyen hipertensión primaria, eutiroidismo y embarazo.

Advertencias

No se ha evaluado la administración a perros para su uso con fines de reproducción o en perras preñadas. Existe evidencia de que la administración a perras preñadas puede afectar el desarrollo normal de la glándula tiroides en las crías por nacer. 

Precauciones

Los efectos clínicos de la terapia tardan en manifestarse. La sobredosis puede producir signos de tirotoxicosis que incluyen, pero no se limitan a, polidipsia, poliuria, polifagia, tolerancia reducida al calor e hiperactividad o cambio de personalidad.

Los comprimidos de Thyro-Tabs® de 0,7 mg contienen FD&C amarillo n. ° 5 (tartrazina) que se ha asociado con reacciones de tipo alérgico (incluido el asma bronquial) en seres humanos susceptibles. Se desconoce si tal reacción pudiera ocurrir en perros.

Reacciones adversas

No hay reacciones adversas específicas asociadas con la administración de levotiroxina en las dosis recomendadas. La sobredosis dará lugar a signos de tirotoxicosis.

Dosis

La dosis diaria inicial recomendada es de 0,1 a 0,2 mg / (4,5 kg) de peso corporal en dosis únicas o divididas. Luego, la dosis se ajusta controlando los niveles sanguíneos de TT4 del perro cada cuatro semanas hasta que se establezca una dosis de mantenimiento adecuada. La dosis de mantenimiento diaria habitual es de 0,1 mg / (4,5 kg). Una dosis máxima diaria total de 0,8 a 1,0 mg será suficiente en la mayoría de los perros de más de 36 kilos de peso corporal.

Administración

Thyro-Tabs® puede ser administrado por vía oral o colocado en la comida.

¿Cómo se suministra?

Thyro-Tabs® está disponible en tabletas ranuradas codificadas por colores en nueve concentraciones: 0,1 mg – amarillo, 0,2 mg – rosa, 0,3 mg verde, 0,4 mg – granate, 0,5 mg – blanco, 0,6 mg – violeta, 0,7 mg naranja, 0,8 mg – azul, 1,0 mg – bronceado; en envases de botellas de 120 unidades.

Almacenamiento

Almacenar a temperatura ambiente controlada, 15º-30ºC, y proteger de la luz.

Buscar Artículos


ARTÍCULOS MÁS VISITADOS

PRODUCTOS MÁS VISITADOS

¿Quieres recibir contenido exclusivo y los mejores consejos para el cuidado de tu mascota?